El dolor en tiempos contemporáneos. (Relato, Yuste)

abril 26, 2009 at 12:50 pm (Relato.)

 

-¡Ah! Hola, Max-saludó Inés.

-¡Hola! No te había visto. Acabo de salir de tu piso.

-¿De estar con tu ex?-quiso saber ella.

-Claro, ¿con quién si no voy a estar? ¿Con Azorín?-se mofó, como siempre.

-Bueno… y ¿qué? ¿Habéis hablado y eso?

-Uy… noto como que no te gusta que quede con mi ex… ¿Necesitas brandy, mucho brandy, para ingerirlo con suavidad?

-Nunca me ha gustado el brandy…-comentó Inés, cruzando los brazos.

-Nunca gustó mucho el brandy-juzgó Max.

-Pero ese no es el tema. No sé, es que no lo veo lógico…

-Bueno, ella necesita a un alguien que la entienda, que la escuche, que la consuele, que la aconseje… Yo soy ese alguien-apuntó con completa seguridad-. Mientras, la estaré convenciendo y azuzando hasta que encuentre a otro hombre. A otro hombre que la llene tanto como yo la llené en su día, ¿no crees? Además, la lógica está sobrevalorada últimamente.

-Es que no debería tener esa dependencia de ti…

-Inesita… Cada segundo que transcurre, pues el presente solo dura un segundo, pasamos de lo clásico a lo moderno. Las antiguas obras están bien, pero las nuevas están curiosas. Clasicos y modernos, Inesita.

-No te entiendo, Max.

-Todo es más sencillo de lo que parece.

-Lo que a mí me parece es que tú quieres estar con ella, y para eso tienes que acercarte como el amigo inocente que no tiene más intenciones, solo ayudarla…

-Bien Inesita, has sabido poner en la pizarra, de una manera sencilla, lo que pretendo hacer. De ella solo me queda la fragancia del vaso, una fragancia deliciosa que jamás volverá. De mientras, i’m feeling good-cantó Max.

-¿Y de qué te sirve? ¿No te creas esperanzas que después vas a destruir tu mismo? ¿No te haces daño?-sus labios parecían saborear la experiencia, como si ella fuese Max.

-¿Eso importa?-torció Max el gesto.

-¿Cómo que si importa?

-Sí, eso, que si importa.

-¿No te importa el daño y todo eso?

-El daño últimamente está caricaturizado…

-¿Cómo?-Inés no entendía nada.

-…perdido…

-No te entiendo.

-¡El dolor es un esperpento! Y si quiero tirarme toda la noche contemplando la luz de las estrellas, soñando con que algún día caerán y fulminarán mi cuerpo desnudo y sosegado, pues que así sea. Será la muerte más cálida y taciturna que jamás haya vivido.

-Estás…-se desquició Inés, tocándose la frente con dos dedos, agachando la mirada.

-Si lo prefieres, voy a mi propio interés, olvidando cada uno de los pasos que siempre he dado y jamás volveré a dar. Si quieres olvido que el pasado existe, si quieres confieso que el futuro no existe. Si quieres hago como Don Juan, una competición de ver cuantas hembras abren las piernas por mis encantos, esperando que el fantasma de alguien me haga entrar en razón. No, se acabaron las apartadas orillas para ella y para mí. Ahora, simplemente, la ayudo a que se acerque a una donde otro le esté esperando.

-Yo no sería capaz.

-¿Y crees que yo sí?

-¿Y porqué lo haces?

-Nunca me lo he planteado. ¿Por qué te gusta ese estilo de música? ¿En serio es por lo bailable? ¿Por una experiencia inolvidable? Los recuerdos más hermosos son los primeros que deberíamos borrar, pues jamás volverán. Cierra el libro, pliega el relato, levantate y aplaude. La obra acabó, el amor se fue. Ayuda al artista a crear más obras.

-Tú sabrás…

-No… yo jamás lo sabré. Adiós, Inesita. Ya terminaré mi obra más adelante…

 

http://fantasiasentintadas.wordpress.com

Anuncios

5 comentarios

  1. María José said,

    Original, el usar un diálogo con una persona cuando lo que quieres transmitir son los sentimientos de una de esas personas hacia otra.
    Me gusta todo lo que escribes.( hasta ahora).
    Sigue compartiendo.

  2. Pobre de Sobre said,

    Me ha gustado mucho, un tipo con las cosas claras este Max.

    Curioso el como has transformado una experiencia personal, adornada un poco, en un relato, un buen y conseguido relato.

    Max presenta una entereza pasmosa frente a una situación que le consume y le destroza lentamente, ello merece mi admiración, pues el dolor que sufre no es flor de un día, sin embargo, ese dolor es lo que le hace estar vivo, pues, mientras este ahí sabe que tendrá, de una manera u otra, a su amada.

    Resulta atractivo el enfrentamiento de sensaciones, posturas y pensamientos, ya no solo entre los personajes, sino dentro del mismo Max.

    Me quedo con esto:

    “-El daño últimamente está caricaturizado…”

    Sigue así Yuste. Me gusta mucho como escribes.

  3. Elaine Holmes said,

    Iba a comentar algo interesantísimo, pero se me han adelantado! Estoy de acuerdo con Pobre de Sobre. =)

  4. J said,

    Cierto regusto a Luces de Bohemia.

    Me gusta, me gusta 🙂

  5. MJ said,

    suele decirse que lo que surge del sentimiento, es como una imagen que se representa en cada una de las mentes humanas. Este relato, Yuste, es capaza de trasmitir muchas cosas, pero deja de flagelarte y ser el salvador de los inocentes… no te conviene.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: